La celebración del Mobile en Barcelona no es solo una elección de sus promotores sino también una decisión estratégica de ciudad para promocionarla como destinación de turismo de reuniones.

En 2019 Barcelona acogerá una nueva edición del MWC, y ya serán 14 desde que se cogió el relevo de Canes en el año 2006.

Barcelona apostó firmemente para capitalizar un evento tan potente como el Mobile, no solo por los intereses en posicionamiento tecnológico de la ciudad, sino también como punta de lanza de muchos años de promoción de Barcelona como destinación de turismo de reuniones, congresos y convenciones.

En un contexto de lucha comercial permanente con otras capitales mundiales como sede de ferias y congresos, la incorporación del MWC en el portfolio de la propuesta catalana ha abierto muchas puertas a otros eventos a la vez que ha contribuido al desarrollo y crecimiento del recinto ferial y de todos los servicios turísticos vinculados a estos eventos.

El crecimiento hotelero de Barcelona y su entorno en los últimos años no se podría explicar sin tener en cuenta el impacto que ha generado el congreso mundial de la telefonía móvil en el sector.

Algunos datos del impacto del Mobile World Congress

En la edición 2018 el MWC recibió 107.000 congresistas, de los cuales un 55% eran directivos senior con más de 7.700 consejeros delegados.  Han participado 2.400 empresas expositoras y la repercusión en los medios ha sido canalizada por más de 4.500 medios acreditados.

Desde su primera edición en 2006, se ha pasado de los 100 millones de euros hasta los 470 en el congreso de 2018.

Repercusión del MWC en el turismo y el sector hotelero

Según el Gremio de Hoteles de Barcelona, de las 36.000 habitaciones que dispone la ciudad la organización bloqueó en la pasada edición 27.000 con un precio previo acordado.  Igualmente Airbnb contabilizó 45.000 personas alojadas, y la asociación de apartamentos turísticos (Apartur) también constató un pleno absoluto en su capacidad de reservas.

Los precios de las habitaciones en Barcelona crecieron un 10% y en el distrito más caro para alojarse durante el Mobile el precio medio se situaba en 500€ la habitación por noche. A pesar de esta fuerte demanda, el análisis efectuado con el comparador HotelsCombined indica que las reservas se han realizado solo con 50 días de antelación al evento.

Este mismo estudio destaca España como el país que realiza más reservas (45,71%) seguido de Corea del Sur (14×29%) y  Francia (11,43%) como más destacados. En cuanto al gasto realizado, encabeza la lista Israel con 1.072€, seguido de Suecia con 609€, y Noruega con 504€.

A pesar de que la dinámica del evento requiere una proximidad al núcleo del recinto ferial, la oferta hotelera de los alrededores de  Barcelona ofrece soluciones muy interesantes al crecimiento de demanda de alojamiento durante el MWC convirtiéndose en una alternativa muy atractiva por su precio y versatilidad.

La limitación del número de habitaciones disponible y el encarecimiento de los precios durante la semana del Mobile, suponen una oportunidad que están sabiendo aprovechar los hoteles y centros de congresos próximos a la capital catalana. En estos casos la propuesta alternativa se presenta con unos precios muy competitivos y una oferta singular y local por lo que se refiere a gastronomía y actividades paralelas.

Con todos estos datos, queda totalmente justificado el esfuerzo que por su parte hace la ciudad para conseguir reeditar la celebración de este evento y que por el momento está acordado hasta el 2023.

La actualización y mejora de la oferta turística, y de los servicios hoteleros en particular, no solamente de la ciudad sino también de su entorno, resultará un elemento clave para conseguir crear el efecto experiencia en todos los participantes y contribuir así a consolidar en Barcelona este gran evento de dinamización económica local.

EL MONTANYÀ